sábado, 6 de marzo de 2010

Inaguración del Archivo Histórico ESIME



Discurso del Dr. Humberto Monteón en el acto de Develación de la Placa del Archivo Histórico de la ESIME Allende 38

Allende 38, Centro Histórico Febrero 25 / 2010.

Sr. Secretario de Educación Pública, M. en C. Alonso Lujambio.

M. en C. Dely Carolina Urbano Sánchez, Directora de Educación Continua con la representación de nuestra Directora General, Dra. Yoloxóchitl Bustamante Díez.

Saludo con emoción la presencia del Sr. Ing. Don Eugenio Méndez Docurro, ex director del IPN.

Mi reconocimiento a los Sres. Directores de las cuatro ESIME: Zacatenco, Atzcapotzalco, Ticomán y Culhuacán, a quienes se debe mi regreso a Allende 38, en esta ocasión de manera honorífica.

Saludo con respeto al Presidente del Decanato, Ing. Jesús Ávila Galinzoga.

Difícil es superar la emoción que me embarga en estos momentos.

Va mi sentimiento de amor y gratitud a mi familia: a Lidia, mi esposa, Humberto mi hijo, mi nuera Aurora, mis nietos Dariela y Humberto. Mi hija Patricia y mi nieto Iván, desde alguna playa del Pacífico nos acompañan con el pensamiento. Lo mismo hacen mis hermanos Irene, Jorge, Héctor, Roberto y Rafael.

Veo entre los asistentes muchos rostros entrañables, pero permítanme mencionar a quienes son los autores intelectuales y en medida importante también materiales, de la concepción e instrumentación de un gran “compló”, tan bien orquestado que sólo llegué medio a sospechar que algo se tramaba.

Al Dr. Horacio Vivez, quien no sé a que horas duerme pues pese a las muy altas tareas y responsabilidades que le ocupan, aún se fabrica tiempo para apoyar y estimular nuestro trabajo en pro de los archivos.

Al Lic. Silverio González Lizarraga a quien admiramos y respetamos en el Archivo pues en todo momento nos tendió su mano de funcionario sensible, pruebas de ello Ustedes verán en el aspecto renovado que tiene hoy el Archivo Histórico, en la placa que el Señor Secretario Lujambio nos hará el honor de develar, y en la muestra documental que habrá de rubricar esta jornada emotiva y de particular significación, no sólo para quienes laboramos en el Archivo, sino para la ESIME y el IPN en general.

Del Dr. Vivez, del Lic. González Lizarraga así como del Dr. Julio César Ponce de León nos ha quedado además algo que no tiene precio: la amistad que se forja en el pensar y hacer para nuestro Instituto.

De manera muy especial quiero destacar el nombre de Doña Adriana Segl Zalce, gran amiga y colaboradora del Archivo desde hace no pocos ayeres, de quien debo decir en honor a la verdad, que lo que hoy se está consumando es obra suya. En el Archivo le reconocemos su entusiasmo, laboriosidad y lealtad a la causa común que compartimos: el resguardo de la memoria organizada de la ESIME.

De su inteligencia y sexto sentido es poco lo que hay que decir, quede solamente asentado este hecho: a lo largo de los años que tenemos colaborando, rara vez le he tenido que decir que haga algo, me lee el pensamiento y actúa antes de que se lo indique, generalmente de manera acertada.

El Archivo tiene logros importantes, debo reconocer que las cosas se hacen más simples cuando se tienen colaboradoras como la Maestra Gabriela Uribe y la Sra. María Elena Flores León. También son puntuales y esmerados en su trabajo la Sra. Graciela Torres, Santiago Torres, Paola Franco Segl y José Manuel Machain. Lilia Gracia Castro y Guillermo Aullet Bribiesca forman parte de este contingente que tiene ante sí grandes tareas. Nos ocupamos del ayer sin descuidar el presente, al cual tratamos de seguir su curso mediante el tratamiento hemerográfico cotidiano, que ya por varios años realizamos con la Maestra Gabriela Riquelme.

Mucho de nuestro trabajo lo venimos haciendo con estudiantes de la Maestría en Metodología de la Ciencia (CIECAS-IPN), que tienen en nuestros acervos campos para roturar proyectos académicos. Con prestadores de servicio social y becarios PIFI venimos avanzando en las tareas de clasificación y catalogación de series documentales.

Debo destacar un hecho muy importante, la Dra. Yoloxóchitl Bustamante Díez, aún antes de ser distinguida con el nombramiento de Directora General del IPN estuvo con nosotros en el Archivo, nos alentó y brindó su apoyo; sé, porque ella personalmente me lo dijo, que su intención auténtica era estar el día de hoy en compañía del Señor Secretario Lujambio en la develación de la placa e inauguración de nuestra muestra documental; compromisos de orden superior le impiden estar hoy con nosotros.

Asistimos a un hecho que tiene una significación muy especial: el Archivo Histórico de la ESIME ha quedado registrado en el inventario del Archivo General de la Nación, su razón social es: Allende 38, Centro Histórico, y los documentos que en él se resguardan son ya considerados PATRIMONIO DOCUMENTAL DE LA NACIÓN.

Los combates por la historia son impensables sin que se libren antes los combates por la memoria que se resguarda en los archivos.

La recuperación de este inmueble, en medida importante, se le debe a su Archivo Histórico, de aquí salió la documentación que permitió fundamentar ante el Instituto Nacional de Antropología e Historia las acciones que emprendió el POI, con sustento legal e histórico, para regresarle a la comunidad lo que se pudo de este sitio que golpeó con singular dureza el terremoto de septiembre de 1985. Allende 38 se distingue por ser la cuna de la enseñanza técnica en México.

En consecuencia, este acto reivindica a este archivo que no puede volver a ser golpeado por el olvido, el saqueo y la incuria; con una sólida cultura de los archivos y conciencia de lo que estos representan, la comunidad en su conjunto habrá de velar por su integridad.

Ese es nuestro deseo y conservar su integridad será un logro que desde hoy compartimos con la comunidad archivística del país, particularmente con la RENAIES, Red Nacional de Archivos de Instituciones de Educación Superior de la cual somos miembros fundadores.

Señor Secretario, Alonso Lujambio: apreciamos en todo lo que vale la distinción de su presencia, es estimulante para todos nosotros que un funcionario de su rango haya encontrado un espacio en su apretada agenda para darle la solemnidad a un modesto pero significativo esfuerzo en pro de la cultura.

Sabemos que al hablar de archivos estamos tocando uno de los temas que se encuentra en la amplia gama de sus intereses intelectuales.

Su presencia, Señor Secretario, es gratificante y honra a quienes han hecho un oficio del rescate y organización de los archivos; para quienes velan por su integridad y le construyen rutas a las selvas de papeles que resguardan, para que éstos cobren sentido como documentos portadores de vestigios e información confiable para que los investigadores y los gambusinos del pasado encuentren la materia prima que les permita construir ensayos y relatos confiables, pasos de acercamiento a verdades históricas de hechos que se extraviaron en el olvido por múltiples razones y/o sinrazones.

En el Archivo Histórico de Allende 38 con el acto del día de hoy damos inicio a las actividades que llevaremos a cabo durante el año para saludar y recordar el Bicentenario de nuestra Independencia y el Centenario de la Revolución Mexicana.

Por su atención, gracias.

___________

~'
,
)J'ELY KAROLlNA URBANO SANCHEZ
IDII}ECTORA DE EDUCACiÓN CONTINUA DEL IPN
Pal at5ras de bienvenida al evento de registro de archivos de
1
/
la ESIME al Archivo General de la Nación
I
ado ALONSO LUJAMBIO IRAZÁBAL, SECRETARIO DE EDUCACiÓN
timado ING. JESUS AVILA GALlNZOGA, PRESIDENTE DEL DECANATO
EL INSTITUTO POLlTECNICO NACIONAL
Admirado MAESTRO HUMBERTO MONTEÓN GONZÁLEZ, DECANO DEL
CENTRO DE INVESTIGACIONES EN CIENCIAS ECONÓMICAS Y
ADMINISTRATIVAS DEL IPN
Apreciables DIRECTORES DE UNIDADES ACADÉMICAS
AMIGAS Y AMIGOS TODOS
Es para mi un honor, el que ha nombre de la DRA. YOLOXOCHITL
BUSTAMENTE
DiEZ,
DIRECTORA
GENERAL
DEL
INSTITUTO
POLITÉCNICO NACIONAL
Y DEL ING. OSCAR SUCHIL VILLEGAS,
SECRETARIO DE EXTENSiÓN E INTEGRACiÓN SOCIAL DEL MISMO
INSTITUTO, tenga hoy la oportunidad de dirigirles unas palabras de
bienvenida en el marco de este importante evento.
Una institución sin historia es una institución que no existe, o no tiene
fortaleza; y pensar que las narraciones de los protagonistas son historia
no es suficiente pues aunque es una práctica ideológica importante, con
el tiempo no logran trascender de manera objetiva. Conociendo el devenir
en el tiempo, se construye una trayectoria, un futuro y se cumple una
misión.
Para tener un legado histórico, es necesario contar con tres cosas:
• Un historiador con experiencia, un profesional, y que mejor si es un
Licenciado en Historia con un Doctorado en Filosofia de la Historia
apasionado de su trabajo ....Gracias Doctor Monteón.
• El segundo requisito es, la existencia de archivos históricos
consultables.
• y Finalmente, una posición destacada en un espacio y tiempo, que
despierte el interés por conocer y construir.
Tres requisitos, que se cumplieron a plenitud.
Un archivo es la huella documental del hombre ... pero la tarea no es
fácil, se debe organizar, depurar, clasificar y catalogar toda la
evidencia que ha luchado contra el tiempo y el descuido, aunado
además
a contar
los
espacios
y
las
condiciones
ambientales
necesarias para su conservación.
Sin embargo: invertir en los archivos, es invertir en educación,
principio que ha promovido, y del que agradecemos sea promotor a
nuestro
Secretario
de
Educación,
Gracias
Dr.
Lujambio,
pues
conocemos que desde su destacada participación como Comisionado
Presidente del Instituto Federal de Acceso a la Información Pública
(IFAI), por aquellos años del 2006-2001
ya promovía estas iniciativas
con ahínco, pues las observaba como ejercicios de transparencia y
libertad.
Hoy, es por tanto un día de fiesta para el Instituto Politécnico Nacional,
y en especial para la Escuela Superior de Ingeniería Mecánica y
Eléctrica, nuestra querida ESIME. y que mejor que darles la bienvenida
en este hermoso e histórico recinto, el Centro de Educación Continua
de Allende, quien desde 1959 funge como Institución Educativa,
(aunque tiene sus orígenes desde 1598), pero como no es mi función
(y que bueno) hablar del marco histórico teniéndolos como foro, me
limito a darles la más cordial bienvenida a este recinto, cuna de
muchas de las actividades que forjaron "LA TECNICA AL SERVICIO DE
LA PATRIA".
Muchas gracias .. ,


Mensaje del Secretario de Educación Pública, Mtro. Alonso Lujambio, en la Inauguración y Develación de Placa del Archivo Histórico de la ESIME del Instituto Politécnico Nacional.

México, D.F., a 25 de febrero de 2010.

Maestra Dely Karolina Urbano Sánchez

Directora de Educación Continua del Instituto Politécnico Nacional

Doctor Humberto Monteón González

Maestro Decano del Centro de Investigaciones Económicas Administrativas del Instituto Politécnico Nacional y constructor del Archivo Histórico de la Escuela Superior de Ingeniería Mecánica y Eléctrica, ESIME

Amigas y amigos del Centro de Educación Continua Allende y del Archivo Histórico de la ESIME

Apreciable Comunidad Politécnica, amigas y amigos todos:

Estoy, en verdad, muy emocionado de estar hoy aquí con Ustedes, en este majestuoso espacio que fuera Convento de San Lorenzo, en la época de la Colonia, y que más tarde, en 1868 por instrucción del Presidente Benito Juárez se convirtiera en sede de la Escuela Nacional de Artes y Oficios, que nació 12 años antes como Escuela de Artes y Oficios, antecedente de lo que 76 años más tarde, en 1932, sería la Escuela Superior de Ingeniería Mecánica y Eléctrica, la que en 1936 junto con otras escuelas profesionales se integrarían para fundar esta gran institución, fundamental para el desarrollo y la competitividad de México, que es nuestro Instituto Politécnico Nacional.

Esta larga historia de una escuela emblemática en la historia del Politécnico, y de la historia de la ingeniería en México, hoy puede ser narrada, analizada y reflexionada, gracias al trabajo paciente y al profundo amor al oficio de documentar y de historiar del doctor Humberto Monteón González, quien con el ímpetu de todo investigador se ha empeñado en recuperar para la historia politécnica el Archivo Histórico de la Escuela Superior de Ingeniería Mecánica y Eléctrica, la ESIME.

Aquí se formaron cientos de ingenieros a lo largo de 27 años. Desde 1959, la ESIME se trasladó a sus nuevas instalaciones de Zacatenco. Hoy la ESIME tiene ya 4 Unidades Académicas, pero la labor educativa, esencia de este espacio no ha parado. Hoy es sede de uno de los 12 Centros de Educación Continua, donde se imparten diplomados, donde se difunde y fomenta el arte y la cultura, donde las y los jóvenes sean o no politécnicos pueden aprender idiomas, y donde estudiantes politécnicos, investigadores y público en general puede acercarse a una de las facetas más interesantes de la historia de México, aquí, en el Archivo Histórico de la ESIME.

La historia que en este 2010 nos invita a celebrar nuestro Bicentenario, reflexionando acerca de nuestro pasado para entender el presente y proyectar mejor nuestro futuro. De ahí el especial significado que cobra esta ceremonia, para la historia de la ESIME, para la propia historia del Instituto Politécnico Nacional, y en suma para la historia de México.

Por ello, vengo con verdadero entusiasmo y admiración a rendir un merecido homenaje a un historiador que llegó, a finales de 1986, a este espacio en busca de la documentación de la Escuela Superior de Ingeniería Mecánica y Eléctrica, para escribir un texto actualizado acerca de la historia de este plantel.

Nuestro historiador se encontró con un lugar en ruinas, que había sufrido los efectos del tiempo y del terremoto de 1985.

En una bodega improvisada, revuelta con todo tipo de sustancias, restos de mobiliario escolar y todo tipo de materiales, expuesta a permanentes filtraciones de polvo y lluvia, localizó una montaña polvorienta de documentos, apilados en cajas de diverso formato, documentos sueltos, mal atados. Los estragos del abandono estaban a la vista.

Nuestro historiador permaneció por horas contemplando la montaña de papeles. Los qué y los cómo invadieron su pensamiento. Él lo ha dicho en todos los tonos: historiar y archivar, documentar, son quehaceres diferentes. Sin embargo, la decisión que tomó entonces, ha sido de gran relevancia para él y para la causa de los archivos, y de la historia de la enseñanza técnica.

Así, este historiador, que es el doctor Humberto Monteón González, se documentó, entrevistó a archivistas y decidió que la historia que debía escribir tendría que esperar un poco, pues el historiador debía ser antes archivista y ordenar papeles, fotografía, libros y documentos.

Fueron muchos años de arduo trabajo, en el que como él mismo comenta han participado muchos de sus alumnos de la maestría en Metodología de la Ciencia, para hacer de un montón de papeles, libros y documentos un Archivo Histórico que, por su importancia, ha sido inscrito ya en el Registro Nacional de Archivos del Archivo General de la Nación.

Por ello, hoy con mucho gusto inauguramos formalmente el Archivo Histórico de la Escuela Superior de Ingeniería Mecánica y Eléctrica, que lleva el nombre del doctor Humberto Monteón González, como un reconocimiento a su incansable labor de forjador de la historia del Instituto Politécnico Nacional.

Gracias doctor Monteón, gracias por estos 27 años de magisterio a favor de la calidad educativa del posgrado de los politécnicos. Su vocación archivística dimensiona su ser historiador y hoy gracias a su empeño y a su talento, este Archivo es ya patrimonio documental de la Nación.

Por su trabajo documental, hoy podemos saber que en la ESIME, de 1937, se realizaron las primeras pruebas de la televisión en México.

Que en este espacio, en la entonces Escuela Nacional de Artes y Oficios cursaron estudios técnicos insignes mexicanos como los compositores Juventino Rosas y Agustín Lara, quien intentó ser mecánico, pero a los tres meses de ingresar, en 1915, comprendió, para beneplácito de los mexicanos, que lo suyo era la música.

Que, aquí, en la ESIME de los años 40, su planta de profesores contó con la física Marieta Blau, que era ni más ni menos discípula de Albert Einstein, y que en esos mismos años, en 1944, para ser precisos, se graduó en dicha escuela Luz Vázquez Gómez, la primera mujer ingeniera mecánica mexicana.

Que, en los años 20 del siglo pasado, Saturnino Herrán pintó aquí dos tableros: la Alegoría al Trabajo y la Alegoría a la Construcción, mismos que hoy podemos admirar en la Biblioteca Nacional de Ciencia y Tecnología del Politécnico, en Zacatenco.

Por su trabajo, doctor Monteón sabemos también que este Archivo guarda tesoros bibliográficos como el único ejemplar en México de la Gran Enciclopedia Francesa, en su tercera edición italiana de fines del siglo dieciocho y principios del diecinueve, así como la Galería de Torino de 1856, y la Enciclopedia del Vaticano, editada entre 1828 a 1853.


Amigas y amigos:

Los Archivos Históricos son los conservatorios de la memoria de los pueblos. Son la memoria organizada de nuestro pasado, que nos permite evitar repetir errores, pero también aprender de las soluciones inteligentes.

Por ello, felicito al Instituto Politécnico Nacional por su compromiso no sólo con la formación de técnicos y profesionales altamente calificados, sino también con la memoria histórica de la educación, y con ello a la memoria histórica de México.

La historia no se repite, pero es implacable con quien la ignora. De ahí, que como ha dicho el Presidente Felipe Calderón, la importancia de estudiarla, de revisarla, de discutirla, para discutir asimismo nuestro presente y visualizar mejor el México que queremos ser.

Enhorabuena por el Archivo Histórico de la ESIME, enhorabuena por el Politécnico que pone la técnica, pero también la memoria histórica, al servicio de la Patria. Y todo mi aprecio y gratitud a Usted, estimado doctor Humberto Monteón González.

Los invito ahora a que pasemos a inaugurar el Archivo Histórico de la ESIME y a develar su Placa. Muchas gracias.